Las “fábricas de estudios” de China están realizando falsas investigaciones científicas a un ritmo alarmante - Itemp
Las “fábricas de estudios” de China están realizando falsas investigaciones científicas a un ritmo alarmante

En busca de promociones y recompensas financieras, los médicos e investigadores están impulsando una industria próspera que produce estudios falsos por dinero en efectivo.

En mayo de este 2020, Chengyi Zhang, estudiante de maestría en una prestigiosa escuela de medicina en China, publicó su primer artículo en una revista científica del país. Luego, comenzaron a llegarle llamadas y mensajes desde WeChat, la popular aplicación de mensajería y redes sociales. De repente, se vio inundado de ofertas de venta de servicios que ofrecían producir artículos académicos bajo su nombre, sobre cualquier tema que quisiera.

Los mensajes prometían que, por un precio de 62.000 yuanes (9.000 dólares), los artículos podrían escribirse y publicarse en revistas médicas internacionales de bajo rango. Las personas con las que habló afirmaron ser empleados de publicaciones revisadas por colegas, incluida la Revista China de Medicina General y la Revista China de Farmacia Hospitalaria. 

Pero Zhang, cuyo nombre ha sido cambiado para protegerlo de las repercusiones profesionales, cree que el personal de ventas era realmente parte de un sistema más grande y oscuro.

“Son fábricas de estudios científicos”, dijo en un correo electrónico, refiriéndose a una industria en crecimiento dedicada a la producción y venta de ciencia basura.

El sector médico altamente competitivo de China y la prisa de la nación por convertirse en el líder mundial en investigación científica están creando una demanda creciente de tales servicios. Ciertamente, han demostrado ser populares entre los médicos y científicos en apuros que desean obtener recompensas económicas y avanzar en sus carreras. Es más, los expertos creen que la industria tiene graves implicaciones para la credibilidad de todas las investigaciones científicas que surgen del país.

En 2018, China superó a Estados Unidos como el investigador científico más prolífico del mundo, publicando un promedio de 305.000 artículos al año. Pero, debajo de las impresionantes estadísticas, abundan los temores de que un número creciente de ellos sean falsos.

“¡Absolutamente una obra maestra de arte!” se leyó en una publicación de Twitter en octubre de Tiger, un científico investigador biomédico de China que ahora vive en los Estados Unidos y pasa gran parte de su tiempo rastreando de forma anónima documentos falsos.

La imagen que publicaron proviene de un estudio chino divulgado en una revista internacional revisada por colegas, que examinó el desarrollo de la fibrosis hepática en cáncer. A primera vista, parece una imagen normal de formaciones celulares, pero al examinarlas más de cerca, queda claro: cada celda de la imagen es idéntica y se ha duplicado, copiado y pegado digitalmente.

Tiger publica regularmente sobre documentos falsos en Twitter y en la plataforma de microblogging china Weibo. Este científico ha sido objeto de campañas de odio y de pesca de arrastre, así como de peticiones de médicos que trabajan para que dejen de exponer los papeles falsos.

Tiger forma parte de un equipo informal de voluntarios internacionales, que luchan anónimamente contra el fraude científico. En el último año, ellos y sus colegas han descubierto cientos de estudios falsos. Los miembros del grupo creen que las fábricas de papel chinas podrían estar produciendo miles de estudios falsos cada año.

Falta de transparencia
El torrente de ciencia falsa procedente del país asiático está impulsado en parte por un sistema de larga data en el que las instituciones chinas ofrecen generosas recompensas a los médicos y científicos por las investigaciones publicadas.

“Si se publica en una revista de alto impacto, literalmente podría obtener un apartamento como recompensa o un automóvil”, explicó Tiger.

Según un informe destacado por MIT Technology Review, las universidades chinas recompensaron a los autores con un promedio de 44.000 dólares en 2016 por investigaciones publicadas en las destacadas revistas científicas Science and Nature. Mientras tanto, se aplica una escala móvil de incentivos financieros al trabajo que aparece en publicaciones más pequeñas.

“En todo el camino, todos tienen sistemas de recompensa similares”, explicó Tiger. “Ese es un mecanismo realmente malo para fomentar mucho fraude”.

Elisabeth Bik, la única del equipo dispuesta a dar su nombre real, es una microbióloga de los Países Bajos, con residencia en California. Comenzó a rastrear el fenómeno de las fábricas de papel a principios de 2020.

Junto con Tiger, un científico investigador senior que se conoce con el nombre de Morty, y un psicólogo matemático llamado Smut Clyde, Bik ha pasado muchas horas no remuneradas buscando anomalías en la investigación china.

A principios de este año 2020, el grupo descubrió una fábrica de papel, que creen que fue responsable de más de 500 estudios falsos que examinan la función de genes humanos y el cáncer.

Todos usaron títulos, gráficos e imágenes de fórmulas similares, pero supuestamente fueron escritos por médicos y científicos de toda China. En julio, Bik descubrió otro alijo de 121 documentos que creen que son de otra fábrica de papel. Apodó los artículos como “fotografía de archivo”, ya que todos compartían al menos una misma imagen entre ellos.

Los miembros del equipo han encontrado grupos más pequeños de documentos, que comparten sus propias similitudes. A Bik también le preocupa que haya muchos más estudios falsos en circulación que ni siquiera ella puede detectar.

“Parecen legítimos individualmente”, expresó Bik. “Sólo cuando comparas cantidades masivas de estos documentos empiezas a ver que todos son súper similares entre sí”.

“Creo que los otros materiales son mucho mejores o son mucho más pequeños y difíciles de detectar”.

Según Smut Clyde, las fábricas de papel están desestabilizando el mundo científico y aumentando la desconfianza en la investigación legítima.

“Esto probablemente alimenta la narración de que, ‘Oh, toda la ciencia es basura, por lo tanto, deberíamos abandonar la ciencia por completo’”, dijo Clyde durante una llamada de Zoom. Pero, acotó, “es mejor encontrar y eliminar la ciencia basura que pretender que no existe”.

Daños colaterales
La creciente cantidad de investigación falsa que emana de China también ha afectado la carrera de Tiger en la facultad de investigación de una prestigiosa universidad estadounidense.

Con excepciones para las principales instituciones chinas, Tiger dijo: “Me niego a revisar manuscritos de China. Porque siento que no puedo confiar en ninguno de ellos”.

La métricas recopiladas por el Science Citation Index (SCI) en China es uno de los principales indicadores que se utiliza para evaluar a los investigadores, asignar fondos y clasificar instituciones, de acuerdo con la revista Nature. Dreamstime para ITEMP

Algunos de los trabajos afirman resultados prometedores en campos importantes. Al equipo le preocupa que los resultados falsificados y “sexys” de las fábricas de papel puedan superar a las investigaciones menos emocionantes, pero genuinas.

“Según los documentos falsos, el cáncer ya se ha solucionado”, ironizó Tiger, y agregó que la idea de que pudieran dar falsas esperanzas a los pacientes es “insoportable”.

La venta de artículos científicos escritos por “fantasmas” no se limita a las fábricas de papel. Hablando bajo condición de anonimato, un médico con sede en Estados Unidos recordó un encuentro difícil con una estudiante mientras enseñaba durante su doctorado en China.

“Ella me pidió que le redactara un documento y me ofreció su tarjeta de débito”, dijo. “Me sentí muy conmocionado. No sabía que podría funcionar de esa manera”.

Este médico también describió cómo rechazó la propuesta de una fábrica de papel para producir investigaciones falsas para los clientes.

“Alguien quería pagarme 30.000 yuanes (4.555 dólares) por escribir un artículo”, admitió. “Es un desperdicio de recursos, malo para la reputación y un desastre para las personas que realizan investigaciones o trabajos reales”.

En febrero, el gobierno chino emitió una orden que prohibía a las instituciones recompensar a las personas por investigaciones publicadas. Tiger se muestra escéptico de que el fallo tenga mucho impacto.

“La gente siempre tiene una manera de jugar con el sistema”, expresó Tiger.

Zhang, el estudiante de maestría, también considera que, si las condiciones de trabajo de los médicos jóvenes en China no mejoran, seguirá habiendo una demanda de estos servicios de falsificación. Ante los bajos salarios, las escasas prestaciones y la falta de estatus social, reconoce que la tentación de recurrir a la “mala conducta académica” para obtener los tan necesarios ascensos es grande.

Después de publicar sobre las fábricas de papel en Weibo, Tiger recibió un mensaje que confirma esos temores.

“Como uno de estos doctores, les pido que nos dejen en paz lo antes posible”, decía. “Incontables médicos jóvenes, incluyendo los más jóvenes que yo, miran con desprecio el acto de falsificar papeles. Pero el sistema en China es así, no se puede luchar contra él. Sin papeles, no consigues un ascenso. Sin un ascenso, difícilmente puedes alimentar a tu familia. Quiero tener tiempo para hacer investigación científica, pero es imposible”.

En busca de promociones y recompensas financieras, los médicos e investigadores están impulsando una industria próspera que produce estudios falsos por dinero en efectivoEstas prácticas de “piratería” han incentivado a los investigadores a publicar muchos artículos a expensas de la calidad. DreamTime para ITEMP