Me disfracé de médico para cuidar a mi abuela de Covid. Ahora, el gobierno ruso me persigue
Me disfracé de médico para cuidar a mi abuela de Covid. Ahora, el gobierno ruso me persigue

Un soldador filmó videos encubiertos en un hospital de coronavirus siberiano. Después de que su historia se volvió viral, se convirtió en un objetivo del gobierno del presidente ruso, Vladimir Putin. Sergei Samborsky, de 27 años, huyó para evitar el arresto. Esta es su historia.


*Este texto se deriva de una entrevista con Sergey Samborsky realizada por Katia Patin, editora multimedia en Coda Story. Ha sido editado y condensado para mayor claridad.

Sergei Samborsky, de 27 años, de la ciudad rusa de Tomsk, se hizo famoso en toda Rusia a finales de octubre de 2021. 

Se infiltró en el hospital para cuidar a su abuela que estaba enferma de coronavirus y filmó las terribles condiciones en las que estaban colocados los pacientes de Covid. 

Documentó sus visitas al hospital con su teléfono y cuando hizo públicas las impactantes imágenes, sintió que la máquina de medios estatales rusos se volvía contra él.

Ahora conocido en Rusia como el «nieto de Tomsk», Samborsky, de 27 años, había ido a Moscú para llamar a las puertas de las autoridades federales y presentar denuncias de negligencia médica grave. Cuando quedó claro que, en lugar de considerar sus quejas las autoridades tenían la intención de arrestarlo, Samborsky huyó a la vecina Georgia, país fronterizo con Rusia.

Sambosky me contó su historia cuando nos conocimos en Tbilisi, la capital de Georgia, donde dice que hombres de habla rusa se le acercaron y le dijeron que era hora de regresar a Rusia. Por esa razón, no comparte sus planes futuros.


El nombre de mi abuela era Yulia Fedorovna. Enseñó lengua, literatura e historia rusas e inspiró a muchas mentes brillantes. Muchos de ellos son ahora científicos en nuestra ciudad, tienen maestrías, doctorados en lengua. Es la persona más brillante y decente que he conocido.

Una imagen de la abuela de Sergey, Yulia Fedorovna (Foto cortesía de Sergey Samborsky)

Ella me enseñó a tocar el piano. Ella me crio desde la niñez y fue muy estricta, para que yo me convirtiera en una buena persona. Y aquí estoy, no completamente normal, pero lo suficientemente bueno. A mi esposa, a mis otros parientes, nunca los amé como amé a mi abuela. Pasaría por el infierno y el agua por ella. Y lo he hecho.

En Tomsk trabajé como soldador. Llevaba una vida tranquila, normal, calmada y no tenía ningún problema. No puedo decir que tenga muchos amigos, pero los que tengo son amigos de verdad. Vivía con mi mujer, mi hermano y mi abuela.

Tomsk es una ciudad realmente hermosa. Es una ciudad universitaria. La llaman la Atenas de Siberia porque somos la ciudad más inteligente de Rusia con el mayor número de estudiantes. Soy un patriota de mi ciudad y de la región donde nací. Conozco cada arroyo, cada parte del bosque en un radio de 100 kilómetros de mi aldea en la región de Tomsk. La gente es amable, pero los problemas comienzan con las autoridades.

La gente está muriendo en nuestros hospitales. Se les está tratando con medicamentos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda para tratar el coronavirus, por ejemplo arbidol, gripferon. Si te rompes una pierna, o tienes alguna otra lesión, y tu temperatura es superior a 37 [98,6 F], te ingresan automáticamente en la sala de Covid, aunque estés completamente sano por lo demás, y te dejan allí. Cuando llamas a una ambulancia y les dices que tienes síntomas de Covid, se presentan en tu casa en seis días. Mi amigo tenía Covid y llamó a una ambulancia. Aparecieron un mes después.

Mi abuela tenía 84 años y padecía Alzheimer. La cuidé en casa. Estaba parcialmente paralizada, tenía atrofia muscular casi total. Le cambiaría los pañales, la alimentaría, la lavaría. El 21 de octubre, alrededor de las 5 de la tarde, estaba preparándole la comida cuando empezó a gorgotear. Me di la vuelta y tenía espuma saliendo de su boca, sus ojos se habían puesto hacia atrás y sus labios estaban azules. Llamé a la ambulancia.

Cuando llegué al hospital, mi abuela ya había sido llevada para una tomografía computarizada. Caminé hasta el registro, le pregunté dónde estaba y me dirigieron por el pasillo donde unas 50 personas estaban sentadas y tosiendo. Todos con Covid.

Pasé junto a una anciana sentada en una camilla prácticamente desnuda con una máscara debajo de la barbilla. Estaba temblando de frío. Le pedí ayuda a un médico y le tomó 15 minutos encontrar una enfermera para conseguir una manta.

Luego fui a buscar a mi abuela. Ella estaba en una habitación con cinco camas, todos pacientes de Covid. El médico dijo que necesitaba oxígeno. Anoté el número de teléfono de la mujer que estaba en la cama junto a ella y me fui después de aproximadamente una hora. Al día siguiente, llamé a la mujer. Dijo que nadie había ido a ver a mi abuela. Nadie la había alimentado, lavado o cambiado sus pañales. La habían atado a la cama.

Esto fue realmente un shock para mí. Soy una persona impulsiva. Me levanté y me fui de inmediato al hospital. Vi a las enfermeras entrar y salir del hospital sin siquiera quitarse la ropa protectora. Iban a fumar y luego regresaban con sus cubiertas de zapatos sucias.

Así que me acerqué a una ambulancia estacionada y les compré algunos equipos de protección a los conductores. No tienen permitido hacer eso, pero me lo vendieron por el doble del costo. Esto es Rusia. 

Caminé hasta la parte trasera del edificio donde hay un pequeño bosque y me cambié. Tenía un traje de protección, una máscara y gafas protectoras. No había seguridad, la puerta estaba abierta de par en par. Empecé a filmar, entré y nadie me miró dos veces.

Cuando llegué a mi abuela, estaba horrorizado. No sé por qué la habían atado a la cama, todo su brazo estaba cubierto de moretones por las ataduras. Revisé el pañal de mi abuela, estaba sucio. Tenía su máscara de oxígeno en la frente. Tiene tres úlceras por presión, una en la rodilla y dos en las caderas. Habían cambiado el vendaje del lado derecho, pero del izquierdo ni siquiera lo habían tocado.

¿Cómo explicar esto? Es apatía y pereza. Este no es un caso excepcional. Esto está sucediendo en los hospitales de Rusia. He tenido cientos de personas que me escriben con sus propias historias desde que publiqué mis videos.

Pasé ocho o nueve horas al día en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Entraba y salía, pero en su mayor parte me escondía, para no llamar más la atención. Algunos de los otros pacientes me pedían agua o que les ayudara con la ropa de cama. Yo saqué la basura.

El domingo 25 de octubre fue el último día que estuve en el hospital antes de que descubrieran lo que estaba haciendo. Me senté junto a mi abuela en la cama y ella me miró. Ella dijo: «Seryozha, te amo». Ella me reconoció por unos segundos. No me había reconocido en más de tres años. Por eso, valió la pena. 

Entregué mi metraje al canal local TV2. TV2 es una excepción en Rusia. Es el mejor canal regional del país, siempre están cubriendo los problemas reales de las personas y diciendo la verdad sin importar cuántas veces hayan sido amenazados. 

En dos o tres días, mi historia se difundió por toda Rusia. Al principio, permanecí en el anonimato y me llamaron el «nieto de Tomsk». Después de que TV2 publicara mi historia, la policía confiscó sus imágenes y llamó a su editor Aleksandr Sakalov para interrogarlo.

A continuación, pensé que Moscú podría ayudarme. Moscú no sabe lo que está sucediendo en las regiones. O tal vez lo sepan, pero simplemente no lo reconocen públicamente. 

Existe este grupo de rap llamado 25/17 de la ciudad de Omsk y tienen esta letra: «Mi Moscú es la capital de tu país». Moscú es realmente un país separado. Allí hay gente diferente, leyes diferentes. Pensé que Moscú era mi última esperanza.

De modo que dejé Tomsk hacia Moscú por primera vez. Fui a la oficina principal del comité de investigación. Me ofrecí a mostrar mis videos a la persona a la que me dirigían. «¿Cuál es el punto en eso?» Estaba completamente indiferente. Dijo: «Puede presentar una queja, pero si recibe una respuesta, le llevará al menos un mes».

Fui a la oficina del fiscal federal y a la oficina de la administración presidencial. De todos estos lugares obtuve el rodeo. El comité de investigación me dijo que escribiera a la oficina regional. La fiscalía me recomendó que también fuera a la oficina regional. Obtuve lo mismo de la oficina del presidente.

Cuando estuve en Moscú, la historia se convirtió en noticia nacional. Se inició una campaña en los medios en mi contra a través de los canales progubernamentales. REN-TV fue el peor. Es un canal repugnante.

Habíamos acordado que no publicarían mi nombre completo y borrarían mi cara, la cara de mi abuela y las imágenes sensibles de ella. Pero lo mostraron todo. Dije la verdad sobre la atención médica en Tomsk y en Rusia, la verdad sobre nuestro gobierno. Y ahora todos los canales estatales intentaban ahogarme.

Me han acusado de hacer todo esto para los pagos de jubilación de mi abuela. Que la golpeé, la encadené a un radiador, la maté de hambre, la tuve prisionera.

En Rusia, no es necesario darle a la gente una razón para devorarte. Mi historia obligaba a la gente a preguntarse si su ser querido había muerto a causa de una enfermedad o debido a la indiferencia del sistema.

Cuando volé de regreso a Tomsk, esa noche me llamaron a la oficina de investigación local para interrogarme. Me dijeron que entregara mi teléfono y dijeron que sospechaban que el video era falso, que había editado el metraje y lo había inventado todo. Amenazaron con arrestarme en el acto y registrar mi casa. Me negué a entregar mi teléfono.

El 30 de octubre murió mi abuela. La causa oficial de muerte fue la neumonía. Ni una sola palabra sobre el coronavirus. Siempre imaginé que mi abuela moriría en paz en casa, como todos deberíamos. Su sueño era pasar dormida. Pero al final, murió en condiciones deplorables.

Tengo una relación con alguien que trabaja en la policía. Me dijo: «Están discutiendo la apertura de un caso penal en tu contra y tienes que irte».

Enterré a mi abuela, dejé Tomsk y Rusia.

Ahora estoy en Georgia, pero no me siento seguro aquí. Soy ruso. Todavía no puedo acostumbrarme al hecho de que la policía está bien aquí. Caminaré y escucharé la sirena de la policía y me pondré tenso. Las secuelas de vivir en Rusia.

Hoy (9 de diciembre de 2021) es mi cumpleaños. Estuvimos celebrando anoche. A la medianoche abrimos una botella de vino, comimos algo y tres personas se acercaron a mí. Dijeron: «Sergey Samborsky, es hora de volver a la patria». Estas personas no son mis amigos, no son mis parientes. Mis verdaderos amigos no me dirían que regresara a casa ahora. Eran personas de alguna manera conectadas con el gobierno.

Hoy es mi cumpleaños número 27, espero que no sea el último.


*Esta historia fue publicada originalmente por Coda Story bajo el título "I disguised myself as a Covid ICU doctor to care for my grandmother. Now, the Russian government is after me."

*Los derechos de reproducción en español son otorgados por Coda Story al Proyecto ITEMP

*Foto portada (Por Elene Shengelia para Coda Story)